Abogado de Muerte por Negligencia en la Ciudad de Nueva York

Algunas veces, la negligencia o la acción descuidada de una persona resulta en la muerte de otra persona. Es posible matar a alguien por accidente. Manejar descuidadamente, un error en el trabajo, una equivocación médica… Todas estas pueden resultar en una lesión fatal prevenible. Cuando el fallo de juicio de una persona le acorta la vida a un ser querido, hable con un abogado compasivo de muerte por negligencia en la Ciudad de Nueva York. En Meirowitz & Wasserberg, LLP, nuestros abogados saben que una demanda no restaurará la pérdida de su familia, pero puede ayudar su futuro significativamente.

Demandas de Muerte por Negligencia en Nueva York

La muerte por negligencia es un tipo muy específico de demanda civil en el estado de Nueva York. Hay varios tipos de leyes con respecto a este tipo de demandas que se diferencian de otras demandas de lesiones personales. Para entablar una demanda de muerte por negligencia exitosamente, un demandante debe cumplir con ciertos requerimientos. Nuestros abogados de lesiones personales en la Ciudad de Nueva York pueden ayudarlo a entender estas reglas y navegarlas para conseguir el máximo beneficio para su familia. A continuación se encuentra un breve resumen de algunas de las leyes más importantes:

  • Bases para demandar. La muerte se debió haber presentado debido a la conducta negligente o imprudente del demandado, haciendo de cuenta que la persona que falleció pudiera haber buscado tomar acciones legales si él o ella hubieran sobrevivido las lesiones. Debe haber por lo menos una persona sobreviviente y que sufrió pérdidas como resultado de la muerte. También debe haber daños reales que el patrimonio pueda recuperar en la demanda.
  • Ley de prescripción. El Estado de Nueva York solamente le da al demandante un plazo de dos años a partir de la fecha del fallecimiento para entablar una demanda de muerte por negligencia. Nueva York no alarga el plazo si el difunto es un niño, como es el caso en algunos estados.
  • Restricciones del demandante. Solamente el representante personal de la persona fallecida puede entablar este tipo de demanda en la Ciudad de Nueva York. Una o un familiar no puede entablar la demanda a menos que ella o él sea también la o el representante personal.
  • Daños disponibles. Los beneficiarios o herederos de la persona fallecida pueden recibir compensación por daños. Estos incluyen gastos funerales y del entierro, gastos médicos, pérdida de ingresos y beneficios, pérdida de valor de apoyo y beneficios, pérdida de orientación parental, y el dolor y sufrimiento que la persona fallecida sufrió antes de su muerte.

Las lesiones fatales pueden ocurrir en accidentes automovilísticos, accidentes de camión, resbalones y caídas, casos de negligencia médica, demandas de responsabilidad del fabricante, o en actos criminales de violencia. Cada año, miles de personas mueren en los que deberían ser incidentes prevenibles. En tan solo un segundo de negligencia, puede empezar un efecto dominó que mate a su ser querido. La meta de todos los abogados de muerte por negligencia en la Ciudad de Nueva York en Meirowitz & Wasserberg, LLP es identificar a aquellos responsables por la muerte, y ayudar a su familia a recibir compensación por todos sus daños.

Busque Justicia y Llame a un Abogado de Muerte por Negligencia en la Ciudad de Nueva York Hoy

Entablar una demanda de muerte por negligencia es un símbolo de la fortaleza y perseverancia de su familia durante un tiempo difícil. Este acto exige justicia por el ser querido que perdió y toma medidas legales contra las partes negligentes tales como conductores embriagados, empleadores descuidados, y dueños imprudentes de una propiedad. Sin importar quién es culpable por la muerte de su ser querido, usted tiene el derecho de buscar compensación a través del sistema de tribunales civiles de la Ciudad de Nueva York. Permita que nuestro dedicado equipo legal lo ayude. Llame al (212) 897-1988 o conéctese por internet para solicitar una consulta gratuita con nuestros abogados de muerte por negligencia en la Ciudad de Nueva York.