Abogado de Maltrato a las Personas Envejecientes en la Ciudad de Nueva York

Cuando nuestros seres queridos ya no pueden cuidarse a sí mismos, acudimos a una residencia para ancianos para que les provean cuidado y los mantengan felices y seguros. Muchas residencias para ancianos proveen cuidado compasivo para la población de las personas envejecientes de nuestra nación – desafortunadamente, sin embargo, esta población es vulnerable al abuso. De acuerdo al National Council on Aging o Consejo Nacional del Envejeciente, alrededor del 10% de la población de más de 60 años de edad en nuestra nación experimenta algún tipo de abuso cada año. Esto significa que en cualquier año, 5 millones de las personas envejecientes de nuestra nación sufren de abuso. Aun así, el abuso a las personas envejecientes es también un problema silencioso, y casi el 92% de los casos no son reportados.

Si usted sospecha que su ser querido está experimentando abuso a personas envejecientes en una residencia para ancianos, usted tiene opciones legales. Conozca los signos del abuso a personas envejecientes y cuándo contactar a un abogado de abuso a personas envejecientes con experiencia en la Ciudad de Nueva York.

¿Qué es el Abuso a Personas Envejecientes?

El Consejo Nacional del Envejeciente define al abuso a personas envejecientes como cualquier ofensa que crea daño potencial o real a una persona envejeciente física, financiera, emocional, o mentalmente. Existen cuatro categorías generales de abuso a personas envejecientes, en particular en una residencia para ancianos:

  • El abandono es desafortunadamente común en las residencias para ancianos, en especial cuando los pacientes están demasiado incapacitados para abogar por sí mismos. La presencia de dolorosas escaras o úlceras de decúbito podría ser signo de abandono a personas envejecientes, ya que pueden ser el resultado de falta de atención del cuidador.
  • El abuso emocional o mental ocurre cuando un miembro del personal de una residencia para ancianos, o hasta un ser querido, manipula a una persona envejeciente de tal manera que la persona teme por su seguridad o la seguridad de los demás.
  • La detención ilegal ocurre principalmente en residencia para ancianos cuando un miembro del personal no permite que un residente salga o entre a ciertas áreas de una instalación, restringiendo su movilidad (como por ejemplo no permitiéndole el acceso a su silla de ruedas o bastón).

El abuso financiero es una forma de abuso cada vez más frecuente en la cual un miembro del personal o ser querido obliga a una persona envejeciente que modifique una escritura o testamento, o simplemente restringe su acceso a dinero. Si usted cree que su ser querido está experimentando cualquiera de los tipos de abuso mencionados anteriormente, contacte a un abogado de lesiones personales en la Ciudad de Nueva York con experiencia en casos de abuso a personas envejecientes.

¿Cuáles son los Signos de Abuso a Personas Envejecientes?

Desafortunadamente, algunos ”criminales por profesión” son expertos en disfrazar los síntomas de su abuso. Si usted sospecha que un ser querido está experimentando abuso a personas envejecientes, esté pendiente para identificar estas señales de alarma:

  • Moretones sospechosos o inexplicables, especialmente aquellos que son el resultado de “accidentes de resbalones y caídas”
  • Cambios inexplicables en hábitos de consumo
  • La evitación de ciertas áreas durante visitas, en especial áreas comunes
  • Ulceras de decúbito
  • Pérdida de peso súbita, dramática y no puede ser explicada por otros factores
  • Cualquier cambio preocupante de comportamiento
  • Temor alrededor de ciertas personas

Cuándo Contactar a un Abogado de Abuso a las Personas Envejecientes en la Ciudad de Nueva York

Si usted sospecha que un ser querido está experimentando abuso a las personas envejecientes, tome medidas inmediatamente. Sáquelos del lugar y llévelos a un lugar seguro. Contacte a la policía y la oficina de la fiscalía y déjelos recopilar suficiente evidencia como para hacer a las partes responsables.

Usted también tiene el derecho legal de presentar demandas civiles además de cualquier acción delictiva. Un acuerdo de compensación por lesiones personales no borrará las memorias de la dolorosa experiencia de su ser querido, pero puede proveer alivio financiero y medios para encontrar un lugar más seguro y mejor para su ser querido, para que resida y sane.

El abuso a las personas envejecientes es un delito. Para más información acerca de la entablación de una demanda civil contra alguien que ha cometido abuso a las personas envejecientes en Nueva York, contacte a nuestra oficina para programar una consulta inicial gratuita con un abogado de abuso a las personas envejecientes en la Ciudad de Nueva York.